+ Jon Alvarado

ESTÁS EN MIS MANOS

ESTÁS EN MIS MANOS

Cuenta una antigua leyenda que en la Edad Media, un hombre muy virtuoso fue injustamente acusado de asesinato, sucedía, que el verdadero culpable era una persona muy influyente del reino y por eso desde el primer momento procuró hallar un chivo expiatorio quien cargase con su culpa y dejar así encubierto su delito!.

El hombre acusado, fue llevado a juicio y comprendió que tendría escasas oportunidades de escapar de la horca, sabiendo que se enfrentaba a personas muy poderosas que se habían puesto de acuerdo en condenarlo…

El juez, aunque también estaba confabulado, se cuidó de mantener todas las apariencias de un juicio justo! así que le dijo al acusado:

“Conociendo tu fama de hombre justo, voy a dejar tu suerte en manos de Dios: escribiré en dos papeles separados las palabras “culpable” e “inocente”, tú escogerás, y será la Providencia la que decida tu destino”…

Por supuesto, el perverso funcionario había preparado dos papeles con la misma leyenda: “Culpable”!, la víctima, aún sin conocer los detalles, se dio cuenta de que el sistema era una trampa!! Cuando el juez le dijo que tomara uno de los papeles, el hombre respiró profundamente y permaneció en silencio unos segundos con los ojos cerrados…

Cuando la sala comenzaba ya a impacientarse, abrió los ojos y, con una sonrisa, tomó uno de los papeles, se lo metió a la boca y lo engulló rápidamente. Sorprendidos e indignados, los presentes le reprocharon… Pero, qué ha hecho?!! Ahora cómo vamos a saber el veredicto?… Es muy sencillo, replicó el hombre… es cuestión de leer el papel que queda, y sabremos lo que decía el que me tragué!! Con refunfuños y un enojo imposible de disimular, debieron liberar al acusado, y jamás volvieron a molestarlo!!

Esta historia me hizo pensar, que aunque el enemigo quiera destruirte y devorarte, debes estar seguro al igual que aquel hombre, que Dios tomará el control de tu situación!! Aún cuando todas las circunstancias muestren que no hay salida y no veas luz al final del túnel, Dios se hará cargo, por lo cual puedes descansar confiadamente en sus manos!!.

Amigo!… Es probable que estés en medio de una injusticia, una persecución, una acusación falsa o algo similar… así que quiero recordarte que Dios es el juez, quien tiene la última palabra y no permitirá que sus hijos sean destruidos.!!

Nunca dejemos de luchar hasta el último momento!! En momentos de crisis, sólo la fe y la confianza en Cristo, es más importante que cualquier otra salida!!

“Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos”
(2 Corintios 4:7-9)

DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!
Jon Alvarado

happy wheels

admin

mayo 17th, 2017

No Comments

Comments are closed.