NUESTRO FIEL ADMINISTRADOR

En términos económicos, un fideicomiso es una operación mercantil que involucra a tres personas: el fideicomitente, el fideicomisario y el beneficiario.

El fideicomitente, es aquella persona que entrega ciertos bienes para un fin lícito a una persona natural o jurídica…

El fideicomisario, es el responsable de dar cumplimiento al contrato… Muchas veces los que son beneficiados con una herencia, no tienen la capacidad de administrarla, por esa razón, una persona puede dejar sus bienes a otra, para que pueda cobrarlos de a poco y en tiempos determinados.

En la mayoría de los casos, este tipo de contratos tienen cláusulas, si el beneficiario no las cumple, no pude cobrar nada!!… Del cumplimiento de estas cláusulas se encarga el fideicomisario o administrador…

Y saben?… algo parecido ocurre cuando buscamos las bendiciones que Dios nos dejo!!. Muchas veces no estamos preparados para administrar todo lo que Dios nos quiere dar!!. A veces nuestra capacidad no está del todo desarrollada!!… Algunas personas obtienen la bendición que pidieron, siendo fieles en todo, pero cuando Dios les concede la petición de su corazón, se alejan de su camino y muchos se pierden.

“Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.”
(Deuteronomio 28:1-2)

Amigos!!… Dios quiere bendecir nuestras vidas y lo va a hacer de a poco!!… La palabra de Dios es inquebrantable y Él no va a dejar de cumplir cada una de sus promesas en nuestras vidas y como Administrador fiel, sabe bendecirnos a su tiempo con las mejores dádivas!!.

Al ser fieles en lo poco que Dios nos va dando, Él desarrolla nuestra capacidad y nuestra gratitud y de a poco Él mismo nos entregará sus bendiciones porque nunca falla!! El siempre cumplirá su palabra!!…

“Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.”
(Salmos 37:4)

Recuerda Amigo mio!!… En todo tiempo y en cualquier circunstancia, la voluntad de Dios es buena y al encontrar el deleite en ello, Él personalmente añade las peticiones de nuestros corazones.

Las bendiciones de Dios se obtienen con esfuerzo, fidelidad y paciencia… después éstas se disfrutan con gozo y gratitud!!

DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!