DEVOCIONAL DEL 31 DE AGOSTO 2017

Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu simiente, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que tú vivas.
DEUTERONOMIO 30:6

El Señor finalmente removerá todo el obstinado prepucio del corazón, para que su corazón pueda ser uno con el corazón del Señor Jesucristo.

De esta manera, todo su corazón estará conciente de los sentimientos de cercanía del Señor Jesucristo, Su Palabra, Su Espíritu y Su amor perdonador por toda la gente y las criaturas.

Por lo tanto, todo su corazón y alma estarán absortos de amor por Él y para Él.

Debemos permitirle a Él cortar y echar fuera todos los afectos corruptos y todas las malvadas inclinaciones que nos obstaculizan para temer a Dios y amar a Dios.

Debemos dejar que el Señor Jesucristo, por Su misericordia y gracia, circuncide el prepucio de la carne con sus lascivias.

Debemos dejar que Él corte y eche fuera toda la inmundicia, excesos y perversidad que obstruye el “tomar y el fluir” de las semillas de vida de la Santa Palabra de Dios.

Las Palabras de vida del Señor deben tener libre acceso y libre curso en nuestros corazones, si vamos a estar listos como Esposa para la pronta venida de nuestro precioso Señor Jesucristo.

Nuestro Esposo celestial.

Dios le bendiga y le guarde.