Pan Diario Miércoles 4 Abril

Muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos. Asimismo muchos de los que habían practicado la magia trajeron los libros y los quemaron delante de todos.
Hechos 19:18-19
¿Qué ámbito espiritual?
La forma de pensar de los países occidentales evolucionó considerablemente en las últimas décadas.

Muchas personas piensan que, debido a su forma de vida, el hombre se alejó de la naturaleza. Consideran que este ya no vive en relación con el medio natural. Por eso quieren restablecer el equilibrio y profundizar esta relación con la naturaleza.

Para algunos esta noción de retorno a la naturaleza, esta búsqueda de armonía con el cosmos, toma la forma de una búsqueda mística que a veces los lleva muy lejos. El interés por la videncia, el espiritismo y todo tipo de prácticas ocultas se ha desarrollado mucho. Esta transformación se fue haciendo silenciosamente, como una revolución paulatina. Así, poco a poco las prácticas ligadas a las religiones orientales, a la astrología, al ocultismo, al yoga, que tienen que ver con un ámbito espiritual impuro, ganaron mucho lugar en nuestra sociedad.

Estas prácticas, aparentemente inofensivas, esconden un gran peligro. Sin hablar de todos los desvíos dirigidos por gurús, que encierran a sus adeptos en una verdadera esclavitud, esta forma de actuar, llamada espiritual, puede hacernos olvidar que el verdadero problema tiene que ver, no con nuestra relación con la naturaleza, sino con el Creador. Necesitamos tener un contacto personal con el Dios Creador. La Biblia nos lo da a conocer: nos dice que Dios es amor y luz. En él no hay ningún lado oscuro, y tiene el poder para liberarnos del poder de las tinieblas y hacer que encontremos, por medio de Jesús, una relación viva con él.