Devocional 13 de Junio 2018

Desea, y nada alcanza el alma
del perezoso:
Mas el alma de los diligentes
será engordada.
PROVERBIOS 13:4

La palabra hebrea para diligente es JARUTZ, e indica decisión, determinación, estar alerta, decidir, un surco como excavado, oro como sacado de mina, un separador de grano como teniendo dientes agudos.

El alma diligente está determinada, y es fiel en buscar a Dios en cualquier situación, y no solamente en circunstancias convenientes y placenteras.

Persistentemente, el alma diligente saca de su mina El Oro de sabiduría el grano fino de la Verdad en la Palabra de Dios.

Laboriosamente el alma diligente escarba surcos profundos en la carne estéril a fin de que la tierra seca pueda ser llenada con las aguas de Verdad y volverse fructífera para el Señor Jesucristo.

Tanto en los días como en las noches de nuestro camino espiritual, el alma diligente está siempre alerta para escoger el Plan Maestro y el Propósito de la Voluntad de Dios.

Nadie vive constantemente en la cima de una montaña espiritual de gloriosa victoria y exaltación.

Estas experiencias están reservadas para los tiempos diversos de nuestra experiencia espiritual.

Nuestra jornada en esta vida también incluye periodos de noche espiritual durante los cuales debemos andar a través de valles obscuros y profundos.

Estas son oportunidades para que el alma diligente demuestre su elección a favor de la eterna y Santa Naturaleza de Dios, en lugar de escoger el poder temporal y corrupto.

De esta manera el alma de la persona diligente adquiere grosura en ambos periodos de su jornada; en el día y la noche.