HEBREOS 4:16 – Devocional 14-06-2018

Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro.
HEBREOS 4:16

Nuestra salvación eterna fue realizada no por nuestros propios méritos, habilidades o talentos, sino por Jesucristo, el Autor.

Su amor, misericordia y gracia abrieron una fuente purificadora llena de Su propia Sangre preciosa para lavarnos del pecado.

Es la fe en el trono de Su gracia la que justifica y perdona nuestros pecados.

Vayamos pues confiadamente al trono de la gracia para que podamos ser purificados por esa fuente de Sangre salida de las venas

(de Emmanuel (Con nosotros Dios)

Empecemos en el trono de la gracia, los preciosos pies de Jesucristo marcados por las heridas de los clavos, para que seamos trasladados del reino de tinieblas, muerte y destrucción de Satanás, al reino de Dios de luz, vida.