“Y TÚ QUÉ HACES EN EL PELIGRO!?”

Devocional 30 enero 2019.

Cuentan que en una escuela de renombre comenzó un incendio!. se produjo una terrible alarma y varios niños se precipitaron unos contra otros a tal grado que fueron heridos de gravedad!.

Pero hubo una niña que se quedó sentada en su mesa, muy pálida, de sus ojos brotaban lágrimas! Pero supo estar quieta y sin gritar!.
Después que pasó el peligro y el orden fue restablecido, le preguntaron por qué no se había levantado y huido!
-¡Ah!, respondió… mi papá es bombero y siempre me ha dicho que lo mejor que se puede hacer en un incendio es quedarse quieto hasta que la puerta esté libre de personas que se atropellan o que haya pasado el peligro!… Yo le creo a mi papá y por eso me quedé quieta!…

Saben?… En nuestra vida diaria es igual, muchas de nuestras decisiones son tomadas al calor del momento, guiados por nuestros miedos o por lo que otros dicen… Sin embargo, tenemos las promesas de Dios de nunca abandonarnos, de pelear por nosotros, de proveer para nuestras necesidades, de defendernos, de sanarnos y muchas más!.

Pero hay un factor… Creerle a Dios no siempre es sencillo cierto?… porque nuestra parte humana nos lleva a sacar conclusiones adelantadas, a ver los problemas más grandes de lo que son, a querer actuar y resolver las cosas de acuerdo a nuestro razonamiento!… La niña de la historia se quedó sentada, y aunque estaba pálida y lágrimas brotaban de sus ojos, se quedó ahí creyendo en lo que su padre le había dicho!…

Amigo(a) mío(a)!… Dios promete pelear nuestras batallas, darnos la victoria en cualquier circunstancia y no abandonarnos nunca.

(Éxodo 14:13,14)

“Pero Moisés les dijo: —No tengan miedo. Solo quédense quietos y observen cómo el Señor los rescatará hoy. Esos egipcios que ahora ven, jamás volverán a verlos. El Señor mismo peleará por ustedes. Solo quédense tranquilos.”

La decisión de creerle a Dios es tuya! y de nadie más!… dejemos de pensar en nuestras fuerzas y capacidades!… seamos pequeños y humillemos nuestro corazón a Dios y arrepintámonos de querer tomar su lugar!… si!… es probable que no sea sencillo quedarse en calma esperando que Dios actúe, pero es la mejor elección!… porque tienes la victoria asegurada!…
Asi que amigo(a). Ten calma y descansa en Él!

DIOS LOS BENDIGA A TODOS!
Jon Alvarado